Tag Archive: Verano

¡Quédate inmóvil!

ANÓNIMO

Jitto shite in ato hitai no ka wo koroshi

“¡Quédate inmóvil!”
En la frente del otro
mata al mosquito.

Esto es senryu: aquí se juntan humor y poesía. La intención de los dos rostros, uno activo, el otro pasivo. Sin pensamiento, sin moralidad ni belleza, la escena tiene una espontaneidad, una ineluctable irrevocabilidad que nos remite a una pintura de Paul Klee.


Blyth, R.H Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960

Versión Libre: Jorge Braulio

Share

Frescor nocturno

Frescor nocturno
El peso de las flores
dobla el tallo

Share

Con su cantar

Con su cantar

hace un grillo el silencio

de esta noche

Share

Al vaivén de la abeja

Al vaivén de la abeja

se abanica

el vendedor de miel

Share

Nueva edición del Taller En Clave de Haiku

Como parte de las actividades veraniegas programadas por la Oficina del Historiador de la Ciudad, La Casa de la Poesía convoca a una nueva edición del Taller En Clave de Haiku.

Coordinador: MSc. Jorge Braulio Rodríguez.

Lugar: Casa de la Poesía. Liceo Artístico y Literario. Plaza de la Catedral. La Habana.

Hora: 2:00 pm.

Están previstos cuatro encuentros:

4 y 18 de julio
8 y 22 de agosto

Al finalizar el Taller, los participantes recibirán un documento acreditativo emitido por la dirección de Extensión Universitaria de la Universidad de las Artes-ISA.

Los interesados que no residan en la ciudad de La Habana, pueden participar de manera virtual, si envían un mensaje a esta entrada, con los siguientes datos, que no serán publicados:

Nombres y apellidos.
No. de Carnet de identidad
Dirección postal
Dirección electrónica

Una vez recibidas estas informaciones, el coordinador se comunicará con cada interesado para perfilar los detalles de su participación.

Cualquier otra aclaración, a través de un mensaje a esta entrada.

Share

Ramas al sol

Ramas al sol
En la boca del lagarto,
aletea la mariposa

Share

Haikai del Remordimiento

Precisamente en junio pero del año 1949, Pier Paolo Pasolini (Bolonia, 1922 – Ostia, 1975) escribió HAKAI DEL REMORDIMIENTO, que traduzco a vuelapluma:

1
El insomnio es un lobo, una corteza,
impaciencia desnuda en la luz eléctrica,
un hospital donde se quedan
los parientes del difunto.

2
La carroña muestra sus dientes
al sol: su olor a mortaja.
Yace en mi lecho.

3
La libertad sucia y sudorosa
se revuelve en el crudo silencio
de mi cuarto: un sepulcro
quemando mis pies desnudos.

4
Bellas palabras, la dignidad,
rumores en mi habitación,
en el corazón de la vieja noche.
Los jirones de sus ropas.

5
En un lago de sangre, la noche estival.
Salta la fiebre en las venas.
No estoy satisfecho con mi vida.
Podría maldecirme.

6
Los niños son visiones atroces
de los muertos. ¿Dónde su inocencia?
¿Dónde sus seducciones?
Tienen los ojos llenos de ceniza.

7
Los dulces ojos…
Una piedra
entre nosotros.

Share

Senryu estival I

Reginald Horace Blyth

ANÓNIMO

 

Ka ni kuware   okitsu shiranami   chikushôme

Comido por mosquitos.

“Las olas, qué insondables.”

¡Aplástalos!

 

Para comprender este senryu, debemos conocer la historia en la que se basa el segundo verso. En el Ise Monogatari nos cuentan que Ariwara no Narihira, un Don Juan japonés del siglo IX, acostumbraba a visitar a su amante cada noche, pero su mujer no se mostraba celosa. Al sospechar que ella debía tener un amante en secreto, él simuló que se iba, pero se escondió en el jardín para ver qué pasaba. Sin embargo, su esposa sólo estaba pensando en él y cantaba esta waka compuesta por ella:

 

Sopla el viento

las olas, qué insondables

en el Monte Tatsuta,

por donde va mi amado

a medianoche.

 

Él se enterneció con esta muestra de amor y fidelidad. Sintió vergüenza de sí mismo. El escritor del senryu, a menudo, añade el material omitido en el waka. El tercer verso se refiere a los mosquitos que le importunaban mientras se hallaba escondido en el jardín.

 ***

 ANÓNIMO

 Chi wo waketa  mi to wa omowanu  ka no nikusa

  Aunque tenemos la misma sangre,

¡qué odioso

este mosquito!

 

***

 ANÓNIMO

 Ka wa deta wa   kaya wa moshi danna   dô nasaru

“Los mosquitos ya están aquí.

¿Y el mosquitero,

esposo mío?”

 

Por la bebida y el libertinaje, el marido puso el mosquitero en la casa de empeños al final del último verano. Los mosquitos han comenzado a aparecer y la esposa le recuerda a su amo y señor adónde fue a parar el mosquitero. El resumen de toda una vida juntos se resume en esa pregunta.

 

***

ANÓNIMO

Hae no koi  hito wa mujô no  hae-tataki

Crueldad humana:

Aplastar a las moscas

mientras copulan.

 

 

Fuentes:

Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960

Oriental Humour. Hokuseido Press. Tokyo, 1959

Traducción y selección: Jorge Braulio

 

Share

Me despertó

Me despertó
un cocuyo. ¡Qué ganas
de apachurrarlo!

Share

Milagros

Walt Whitman

Hace unos días, la entrañable haijin Mercedes Pérez publicó este mensaje en El Rincón del Haiku: Os comparto este poema de Whitman. Seguro que lo conocéis, pero no está de más recordarlo. Creo que tiene ese espíritu afín con el haiku. Os dejo el enlace de la página donde lo he leído.

Gracias, amiga, por compartir un texto tan hermoso.

***

MILAGROS

Por que hacer tanto alboroto por un milagro?
Yo sólo conozco milagros,
ya sea que camine por las calles de Manhattan,
o mire hacia el cielo por encima de los techos de las casas,
camine por la playa con los pies descalzos al borde del Mar,
o permanezca de pie, debajo de los árboles del bosque…
Observe a las abejas volando en torno de la colmena en el verano,
o a los animales que pastan en las praderas,
o las aves o la maravilla de los insectos en el aire,
o la maravilla de la puesta del sol,
o de las estrellas que resplandecen tan calladas y brillantes,
o la exquisita curva delicada de la luna nueva en primavera.
Estos y los demás, todos, son milagros para mí.
Todo está vinculado y sin embargo, cada cosa es diferente y ocupa su propio lugar.

Para mí cada hora de luz y oscuridad es un milagro,
cada centímetro cúbico de espacio es un milagro,
cada metro cuadrado de la superficie de la tierra contiene lo mismo;
cada fragmento de su interior bulle con lo mismo.

Para mí el mar es un milagro continuo,
los peces que nadan, las rocas, el movimiento de las olas,
las barcos y sus navegantes.
¿Es que existen milagros más extraños?

Walt Whitman
(1819 – 1892)

Share