Monthly Archives: abril 2015

Eduardo Galeano

Kaloian Santos: Eduardo Galeano en Buenos Aires

Kaloian Santos: Eduardo Galeano en Buenos Aires

…Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

***

La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar.

Eduardo Galeano
(Montevideo, 1940-2015)

Share

Estercolero

Basurero 1

Estercolero
Una flor de papel
con esta brisa

Share

Puro teatro

Utagawa Kuniyoshi: Escena de Shibaraku

Utagawa Kuniyoshi: Escena de Shibaraku

Onnagata nyôbo bakari toshi ga yori

Rol femenino:
sólo su esposa
envejece.

Onnagata: actor que representa a mujeres en el teatro Kabuki. Un actor siempre permanece extrañamente joven, sobre todo el que interpreta papeles femeninos y usa vistosos kimonos. Su esposa parece vieja comparada con él.

***

Araumi ya yami wo kite neru gakuya-mono

El hombre del camerino,
para dormir, se tapa con la noche
y el mar desapacible.

En el teatro Kabuki, la noche se representa con una cortina negra que cuelga del techo; el mar, con una tela azul plegada aquí y allá, sobre el suelo.

***

Dôgu-kata iwa wo chigitte hana wo kami

El utilero
rasga una roca
y se sopla la nariz.

La roca en el escenario está hecha de papel. Tenemos aquí una súbita visión de la naturaleza mágica del asunto.

 

Fuente:
R. H. Blyth: Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960
Versión libre: JB

Share

Hojas en la Acera No. 25

Hojas en la Acera No 25 1

He aquí la hermosa portada del número 25 de la Gaceta de Haiku HOJAS EN LA ACERA. La versión digital de HELA, como se declara en el editorial, cumple “…seis años de andadura intentando informar a nuestros lectores de todo lo relacionado con el haiku: desde los libros que se publican, hasta eventos y artículos que se escriben tanto en castellano como en otros idiomas.”

Cualquier número de esta publicación puede descargarse gratuitamente en: https://hela17.blogspot.com

Los interesados en Cuba que no tengan acceso a internet, háganmelo saber en esta entrada y ya encontraremos el modo de compartir tan grato regalo.

Share

Una lección de Bashô

Kinkoku: Matsuo Bashô

Kinkoku: Matsuo Bashô

He aquí un pasaje de la vida del maestro Bashô. Lo cuenta Kyorai, uno de sus discípulos. Cuando éste último era un principiante, preguntó al maestro cómo componer un haiku. Basho respondió: -Escribe sobre cosas concretas y puedes estar seguro que tendrá el espíritu del haiku.

Entonces Kyorai escribió:

Tarde fría-
Un ataque de reuma
y vuelvo a casa.

Al leerlo, Bashô rió a carcajadas:

-No era precisamente eso lo que quería decir.

Aunque Kyorai no añade mucho más, la lección es clara. La presentación de escenas o hechos no es suficiente. Esta debe ser, además, poéticamente sugestiva, tener un significado que trascienda los meros hechos.

Share

Concierto matinal

Juana Borrero: Fantasía de Primavera

Juana Borrero: Fantasía de Primavera

Sobre el penacho verde
de una palmera,
que en el confín se pierde
de una pradera,
el clarín se despierta
lanzando ufano,
su aguda voz de alerta
por todo el llano.
En los montes vecinos
van los jilgueros,
modulando sus trinos
finos, ligeros…
y rastreando en la mota
de los breñales,
su sempiterna nota
dan los turpiales.
Sobre la orquestra
vibrante y pura,
se alza una voz de fiesta
por la llanura…
El sinsonte con brío
da sus octavas,
y cantan sobre el río
las cañas bravas.

Dulce María Borrero
(La Habana, 1883-1945)

Share

Haiku y Béisbol (1)

Masaoka Shiki

Masaoka Shiki

Nuestra Serie de Béisbol se encuentra en su etapa culminante. Es buen momento para recordar que existe un interesante vínculo entre el haiku y nuestro deporte nacional. En Japón y en Cuba, la primavera es la estación del béisbol… Para celebrar estas conjunciones, publicaremos varias entradas dedicadas a este tema. Ahora le toca el turno al bate a Masaoka Shiki (1867-1902).

A Shiki le encantaba el béisbol. Escribió diez tankas y nueve haikus con esa temática. Fue él quien introdujo dicho deporte en la literatura japonesa. Se le atribuye, además, la traducción del muchos términos beisboleros que aún hoy se utilizan. Con un relieve en bronce de su efigie en el Hall de la Fama del Tokyo Dome -recinto que atesora las hazañas de los peloteros más célebres de Japón-, se recuerdan los aportes de este gran renovador del haiku.

Conocer estas creaciones de Shiki, aunque no sean lo más relevante de su obra, puede constituir un estímulo para quienes se ejercitan para captar el aquí y el ahora del mundo en que viven. Si son aficionados al juego que apasiona a la mayoría de los cubanos, el disfrute se multiplicará.

Pero juguemos limpio. Los textos en español, más que haikus de Shiki, son variaciones realizadas con los temas que aparecen en los originales. Nuestra ignorancia del idioma japonés nos impide ir más allá. Si incluimos la transcripción en romanji es porque nos anima la esperanza de que alguien, verdaderamente capacitado, los traduzca con la fidelidad que merece este importante escritor.

***

1. (1890)
Mari nagete mitaki hiroba ya haru no kusa

Hierba primaveral.
¡Verse en este parque
lanzando bolas!

2. (1890)
Koi shiranu neko no furi nari tama asobi

Como un gato
que no conoce el amor,
juego con la pelota.

3. (1890)
Harukaze (shunpuu) ya mari mo nagetaki kusa no hara

Brisa de primavera.
¡Lanzar unas pelotas
en este hierbazal!

4. (1890)
Tama ukeru gokuhi wa kaze no yanagi kana

Atrapar bolas…
Un secreto del sauce
que mece el viento.

5. (1896)
Wakakusa ya kodomo atsumari te mari wo utsu

Lozanas hierbas.
Los niños, uno a uno,
batean la bola.

6. (1896)
Kusa shigemi BASEBALL no michi shiro shi

Espesa hierba.
Las líneas blancas
del campo de béisbol.

7. (1898)
Natsukusa ya BASEBALL no hito too shi

Hierba estival.
Los peloteros
en la lejanía.

8. (1899)
Ikegaki no soto wa kareno ya tama asobi

Campos baldíos.
Más allá de la cerca,
juegan pelota.

9. (1902)
Tanpopo ya BALL koroge te toori keri

Dientes de león:
entre ellos, rodando,
una pelota.

Share

IV Concurso Internacional de Haikus

Siurot

IV CONCURSO INTERNACIONAL DE HAIKUS “BIBLIOTECA MUNICIPAL MANUEL SIUROT”

Un haiku es un poema breve de aproximadamente 17 sílabas. Se compone de tres versos de 5, 7 y 5 sílabas, sin rima, y trata principalmente de instantes objetivos de la naturaleza y la vida.

BASES DEL CONCURSO:

1. El tema será libre.
2. Cada persona podrá presentar como máximo tres haikus.
3. Se valorará el respeto del canon métrico del haiku clásico, así como que el texto tenga “sabor a haiku”.
4. Los trabajos deben ser originales e inéditos en lengua castellana.
5. La fecha de envío de originales será desde el 06 de marzo al 08 de mayo de 2015.
6. Los originales, junto con los datos de contacto, se enviarán a educacion@lapalmadelcondado.org, indicando en el asunto: Cuarto Concurso internacional de Haikus.
7. La sola participación en este concurso autoriza a la Biblioteca Municipal “Manuel Siurot” a utilizar estos textos en posibles publicaciones.
8. El jurado estará formado por el Técnico de la Biblioteca Municipal y tres licenciados en filología expertos en literatura japonesa y en haikus.
9. El fallo del jurado se dará a conocer en la página www.lapalmadelcondado.org el día 15 de mayo de 2015 y será inapelable.
10. El autor del haiku ganador recibirá un lote de libros valorado en 100 €.
11. Los siguientes cinco mejores haikus se les reconocerá con una mención de honor en la página web.
12. La presentación de los poemas supone la aceptación de estas bases en todos sus términos.

 

Share

Tras oler la camelia

Camelia

Tsubaki kaide suteshi kojiki ga aruki-dashitari

Tras oler la camelia,
el mendigo la tira
y sigue andando

Takeji

La mente del mendigo es un misterio tan profundo e insondable como el de la mente de una oveja, de una hormiga, o del amigo más querido. ¿Qué le hizo agacharse y coger la flor que yacía, como él mismo despreciada y rechazada por los hombres, al borde del camino? ¿Qué le hace olerla, qué recuerdo de su infancia o juventud emerge entonces? ¿Qué profunda indiferencia y percepción de la falta de sentido de las cosas le hace tirarla, y volver una vez más a su determinación de andar sin rumbo fijo? Maugham dice, hablando del héroe de Ashenden, el Agente Británico:

De la mañana a la noche, no hacía otra cosa que deambular al azar, no con los ojos del turista que busca cuanto debe ser visto, ni con los del escritor que se mira a sí mismo, viendo en la puesta sol una frase melodiosa o en un rostro el indicio de un carácter, sino con los del vagabundo para el que todo lo que sucede es absoluto.

Fuente:
R. H. Blyth. A History of Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1964.
Versión libre: JB

Share

Primeros frutos

Lucía Bordón: Mariposas

Lucía Bordón: Mariposas

Hace mucho calor esta tarde de primavera. Nos sentamos en círculo en una terraza de la escuela y hacemos un resumen de lo que sabemos en torno al haiku. La consigna es: dejar testimonio de lo que sucede a nuestro alrededor. A pesar de ella, los primeros borradores hablan de la nieve, o de las alegrías del sol, o de lo que pensamos de las cosas: solo sirven para darnos cuenta de que no sirven como haiku. Seguimos escribiendo, afinamos la puntería… Y surgen otros borradores que, tras las críticas y enmiendas propuestas por el colectivo, se quedan con lo esencial. Son los primeros frutos de nuestro taller.

***

Cielo sin nubes.
Un hombre camina
por la acera caliente.

Olivia

***

Día soleado.
Sonríen los escolares
al sonar el timbre.

Fuerte sol.
La lagartija corre
hacia el almendro.

Calor.
Varios perros corriendo
detrás de un gato.

Jesús

***

Vieja ventana.
Una planta reseca
rompe las losas.

Lucía

***

Ropa tendida.
Una señora espera
en el balcón

Roberto Carlos

***

Tarde soleada.
Una mujer muy flaca
vendiendo escobas.

Paula

Share