Defensa de nuestras aves

Otros recuerdos ambientales del Ariguanabo

Por: Giraldo Alayón García

Fuente: Segunda Cita

Sinsonte

Sinsonte

La villa de San Antonio de los Baños se fundó en 1794, por aquellas fechas el 80 % de los bosques de Cuba aún estaban en pie; por lo que presumiblemente las regiones colindantes al recién fundado pueblo poseían todavía extensos montes, esto a pesar de las talas que se habían efectuado para la construcción de casas, barcos, fortalezas y hasta palacios.

En 1889, noventa y cinco años después, se publica el relato “Un paseo por el Río Ariguanabo” de Julio Rosas (Francisco Ruíz de la Puente, 1837-1917), basado en el recorrido que efectuaron, por las aguas del Río Ariguanabo, varios jóvenes ariguanabenses en 1889. Este escrito, con una narración romántico-costumbrista salpicada de temas políticos y patrióticos, apareció en dos partes, 1889 y 1890, en el semanario “La joven Cuba”, impreso en la imprenta La Protección radicada en San Antonio de los Baños. Es un documento, casi inédito[1], y tiene el valor de describir las incidencias geográficas, botánicas y zoológicas de las márgenes y aguas de este río a finales del siglo XIX, además de que ha resultado ser la primera crónica que trata de una excursión naturalista en nuestros predios ariguanabenses. En la segunda mitad del siglo XIX Cuba aún conservaba el 60 % de su cubierta boscosa y su flora y fauna originales apenas comenzaban a sufrir los embates de la civilización.

Arriero

Arriero

Bijirita común

Bijirita común

 

 

 

 

 

En el grupo de jóvenes iba (real o metafóricamente, pues no lo sabemos a ciencias ciertas…) una joven, camagüeyana de origen, llamada Amada Libertad quien conversa con los otros jóvenes sobre lo que van observando en el viaje. Lo curioso e interesante es el estado de las aguas por aquel entonces, limpias y cristalinas.., el número de especies citadas de la flora y la fauna, hoy raras o ausentes; en especial las aves que con su canto y presencia alegraban el recorrido.

Totí

Totí

Cabrero

Cabrero

Y es por ello que me remito a las aves, pero ya en el siglo XX, en la década de los 50´s cuando era un niño y ya el Río Ariguanabo no era lo que fue o había sido, modificado, contaminado y limitado por el hombre. Cuba con sus bosques de llanura desaparecidos y un área de bosques por debajo del 15 % y con notables extinciones en su flora y fauna.

 

Carpintero jabao

Carpintero jabao

Recuerdo, que muy pequeño, acompañaba a mi padre, que con una jaula de trampa iba a la caza de algún azulejo o tomeguín de la tierra o del pinar, íbamos cerca de la boca que era el lugar donde se unían la laguna y el río de igual nombre. En aquella época en el patio de mi casa teníamos una jaula grande, que mi padre construyó, con varias especies de aves: azulejos, negritos, cabreros y ambas especies de tomeguines[2]. En San Antonio de los Baños, recuerdo también, que alrededor de 6 ó 7 personas se dedicaban a cazar y vender pajaritos, por lo que era frecuente ver jaulas en algunas casas y establecimientos comerciales. Esta costumbre, la de enjaular aves, nos viene de España, probablemente de los árabes[3], aunque en otras culturas también se ha practicado desde hace mucho tiempo.

Gorrión

Gorrión

En la actualidad nuestra villa es uno de los lugares de Cuba (al menos por mi experiencia personal) en el que ha proliferado esta modalidad de tenencia de aves; las jaulas de todo tipo y figuras proliferan en todos los barrios, comercios, puestos de ventas y es costumbre, en los juegos de beisbol, verlas colgadas en la gradería en medio de cualquier partido del equipo local. Sin temor a exagerar pudiera haber varios cientos de personas dedicados al comercio de estas aves, sólo en San Antonio de los Baños. 

gavilan de monte

Gavilán de monte

Lechuzas

Lechuza

Mariposa cubana

Mariposa cubana

Y mi pregunta es: ¿pueden las diezmadas poblaciones naturales soportar semejante extracción?; he mencionado que diezmadas, pues en el siglo XIX aún disponían de más de la mitad de nuestros bosques para alimentarse, refugiarse y reproducirse, y la población de Cuba era muchísimo menor. En la actualidad, independientemente, de los planes de repoblación forestal de los últimos 50 años, nuestros bosques todos andan alrededor de un 20 %…, si sumamos a ello todo los otros factores negativos como las fumigaciones, tala indiscriminada y cacerías furtivas…el panorama es muy sombrío para las aves.

Ruiseñor cubano

Ruiseñor cubano

 

Algunos defensores digamos que “románticos” de esta nociva práctica aluden los posibles aspectos culturales de la misma, pero la historia nos ha enseñado que muchas “prácticas culturales” han sido abandonadas, por muchas sociedades, cuando las mismas tienen efectos negativos.

Sijú platanero

Sijú platanero

En la actualidad los que se dedican a la captura de las aves han comenzado ha utilizar las técnicas más sofisticadas de los ornitólogos[4]como son las redes de niebla japonesas (que atraviesan en un sendero del bosque y atrapan, prácticamente, a todas las aves que por ahí pasan). Ya no se contentan con las jaulas de trampas. El número de especies también ha aumentado, ya no son sólo los tomeguines, negritos y cabreros, ahora deben sumarse, los aparecidos de San Diego, degollados, azulejos, mariposas[5], cateyes, cotorras, sinsontes, ruiseñores; varios de éstos endémicos y en peligro de extinción.

Tocororo (ave nacional)

Tocororo (ave nacional)

A partir de 1984 con un grupo de colegas hicimos una lista de las aves vistas o residentes en nuestro territorio (principalmente el NE del municipio en áreas del bosque marginal del Río Ariguanabo y arrojó la cifra de 106 especies, nada excepcional, pero tampoco despreciable). Esta zona, se sabe, es un sub-corredor migratorio, por donde, cada año, cruzan miles de aves con dirección el Sur desde mediados de Agosto y al Norte desde principios de Marzo, por ello hay algunos notables registros en nuestro territorio.

Zorzal

Zorzal

Hace algunos años para el Atlas Geográfico de San Antonio de los Baños, me pidieron una descripción sintética de la fauna del municipio y se las transcribo:

“ La fáunula[6] registrada para las zonas aledañas al Río Ariguanabo, en algunos grupos diagnóstico, comprende: 315 especies; con 70 especies endémicas nacionales y 5 endémicos locales, lo que es notable. Se han registrado 15 especies de mamíferos, mayormente murciélagos; 106 de aves. En los invertebrados destacan las mariposas diurnas con 49 especies y las arañas con 102 especies. Puede considerarse que esta faúnula tiene un carácter de relicto o refugio, ya que es el remanente de los bosques de llanura que existieron 200 años atrás; su relación espacial es francamente occidental, como parte de la unidad biogeográfica que comprende la Llanura Centro-Occidental.”

Zunzuncito

Zunzuncito

La cultura toda de nuestra villa ha estado ligada a este accidente geográfico que es el Río Ariguanabo, no debemos ni podemos olvidar eso.

 

San Antonio de los Baños
Marzo 19, 2015.

 

[1] En el 2008 el historiador de San Antonio de los Baños, José Miguel Delgado, me dijo si yo conocía la referencia de este relato que aparecía en el Diccionario de la Literatura Cubana (1984) del Editorial Letras Cubanas, consultado el diccionario traté de buscar el escrito de Rosas en diferentes bibliotecas de La Habana y San Antonio de los Baños, con resultados negativos, algún tiempo más tarde, investigando en internet encontramos que la biblioteca Houghton de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, en su colección de historia y literatura cubanas, tenía una copia de la segunda parte publicada en 1890. Algún tiempo después, ya en el 2010, localizamos la primera parte, publicada en 1889 en la biblioteca pública de la ciudad de New York, en Estados Unidos.
[2] En 1969 abandonamos esa práctica en mi familia, porque comprendimos que no era posible continuarla y que era preferible observar y disfrutar las aves en su ambiente natural.
[3] El origen de esta práctica es oscuro y data de la época antigua, pero su práctica se ha mantenido en muchas partes del mundo, a pesar del impacto negativo, que dicha “afición” produce en las poblaciones naturales de las aves.
[4] Es el zoólogo que estudia las aves.
[5] La Mariposa es una especie migratoria, amenazada de extinción, en América del Norte, precisamente por la caza de que es objeto en los territorios donde migra.
[6] Fáunula es el término que identifica a la fauna delimitada por una región o lugar.

Share

2 Responses

  1. jorgebraulio dice:

    En la versión holandesa de Wikipedia (¡!) aparecen estos datos del autor:

    Giraldo Alayón García (San Antonio de los Baños, 5 de diciembre de 1946) es un aracnólogo cubano. Actualmente trabaja en el Museo de Historia Natural de Cuba, en La Habana, curador de arácnidos.

    Estudió biología en la Universidad de La Habana y se graduó en la entomología (1973). García publicó su primer artículo científico en 1972. Se doctoró en Ciencias Biológicas también en la Universidad de La Habana.

    Trabajó durante ocho años en el antiguo Instituto de Zoología de la Academia de Ciencias como jefe del departamento de entomología.

    Entre 1982 y 1984 trabajó como profesor de varias universidades y escuelas secundarias, donde enseñó una variedad de temas como la astronomía, la biología, la física y Inglés. Entre 1993 y 1995 fue nombrado como investigador “A” del Centro de Investigaciones de Quintana Roo, México. Fue invitado regularmente como ponente invitado y dio seminarios y conferencias sobre la biodiversidad y la vida silvestre de Cuba en las universidades de Harvard, Yale, Princeton, en el Museo Americano de Historia Natural, la Universidad de Zaragoza en España y en la Universidad de Carleton en Ottawa, Canadá .

  2. Yordan Rey dice:

    Profe hace poco me hice miembro de un grupo de expedición llamado “Mal nombre”. Estuvimos en los montes de Viñales y pude observar una Cartacuba y un Tocororo. Y durante la madrugada pude escuchar una lechuza. Y lo mejor de todo: escuchar el canto de un Ruiseñor. Hay un haibún pendiente con todo esto.
    El haiku ha cambiado mi vida, antes de eso sólo sabía del gorrión y la paloma. 🙂
    Me complace mucho este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *