Vespertino

juana_bella_

Para la amable señorita Teresa Aritzti

Hacia el ocaso fúlgido titila
el temblador lucero vespertino,
y a lo lejos, se escucha del camino
el eco vago de lejana esquila.

Como escuadrón de caprichosa fila
nubecillas de tono purpurino
se desvellonan en celaje fino,
etérea gasa, que disuelta oscila.

El rayo débil que las nubes dora,
lentamente se extingue, agonizante,
sus fulgores lanzando postrimeros;

y la noche se apresta vencedora
a desceñir sobre el cenit triunfante
su soberbia diadema de luceros.

Juana Borrero
(Cuba, 1877-1896)

Share

2 Responses

  1. Yordan Rey dice:

    Cuántos momentos haikus en este poema de la Borrero! Profe, tiene usted un arte para encontrar tesoros en la poesía cubana!

    • jorgebraulio dice:

      Sí, hay que rastrear en la poesía cubana de la naturaleza y contrastarla con los presupuestos sensitivos del haiku. Esa labor la realizó Blyth con la poesía inglesa y ahí están los resultados.
      Este, como todos los poemas de Juana Borrero, es hermosísimo.
      La mirada de esa muchacha… Diecinueve años…
      Seguimos bregando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *