Tag Archive: República Dominicana

¿Haikus de amor?

Amigas y amigos de este blog:

Como regalo de San Valentín, le invito a leer esta entrada de mi primer blog. Tiene una recopilación de haikus en los que el amor está presente de un modo u otro. Los comentaristas aportan sus propios haikus y valoraciones muy estimulantes en torno a este asunto. Quienes no tengan acceso a internet y estén interesados en recibir la información, pueden hacérmelo saber con un comentario aquí y yo se la enviaré, vía correo electrónico.

Saludos desde Alamar.

***

Kiri ni kanashi to
kokoro toke futari
soiyukeri

霧にかなしと心とけ二人そひゆけり
ISSÔ

En la bruma tristemente
dos que caminan fundiendo
en uno sus corazones

Traducción: Vicente Haya

Share

Tarde de febrero

Cigua_Dulus_dominicus 1

En la tarde anduve con los perros por el área verde en las cercanías del río Isabela.

Me interné por sendas que sólo ahora, en la época de sequía, se hacen transitables. Los matojos conservan sus flores secas y el verdor de la yerba comienza a marchitarse.

Aún así hay espacios de yerba tupida, donde Bu, el galguito joven, parecía flotar en los brincos de su veloz carrera.

Y entre la maleza, qué bueno encontrar una corriente de agua, clara y silenciosa, que deja ver las piedrecitas tranquilas de su fondo.

Ya cayendo el sol retornamos. Acompañados por la brisa.

Canto de ciguas.
Los perros, detenidos,
olfatean.

El agua clara.
Donde se ve la tierra
y se ve el cielo.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Share

Ciguas

Cigua_Dulus_dominicus

Qué día llegaron a mi calle, no sé. Si sé dónde llegaron. Hicieron su nido en la palma real de una de las casas de la acera del frente, a tres casas de donde resido.

Y allí progresaron hasta llenar las ramas de nidos más pequeños y luego vinieron a establecerse también en los huecos del alero de la casa vecina y también en la ventana del baño de nuestra residencia.

Ventana que en ocasiones no se abre o no se acaba de cerrar por no perturbar a sus inquilinos.

Ni qué decir que las mañanas son un encanto con el frescor unido al gorjear de tantos pajaritos. Por aquí, por allá, las delicadas voces impregnan el espacio con un suave clamor mientras el sol remonta el alto cielo y llega la hora de marcharme.

Una palma, muchas ciguas.
A su faena cada quien.

Dando brinquitos
es que la cigua camina.
Primavera.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Imagen: Wikipedia

Share

Que la luz te siga acompañando, Rafael

Rafael García Bidó

Hoy cumple 63 años el gran jaiyín dominicano Rafael García Bidó. Él, que es quien merece ser agasajado, tuvo la gentileza de alegrar a sus amigos con una hermosa selección de sus jaikus y tankas. Hoy comparto con ustedes los jaikus, antecedidos por el exquisito texto en prosa que también Rafael nos regaló. ¡Gracias y felicidades, amigo! Que la luz te siga acompañando…

***

Deben saber que el tiempo tiene calidad, no es homogéneo, un día y otro no son iguales, un minuto y otro tampoco, aunque por la brevedad normalmente no lo captemos.

Los que miran hacia arriba, por la astrología, saben esto. Estamos en Acuario. Nací en Acuario.

Los que miramos hacia abajo, hacia la tierra que pisamos, también lo sabemos, estamos en invierno en este pedazo del Hemisferio Norte donde vivo. Y no sólo en invierno, por estos días estamos en el centro, en el corazón del invierno.

Tampoco es lo mismo un día a los 15 años que a los 60. Cada tiempo tiene su encanto. Y sus retos.  Desde esta edad les digo que ya creo haber cerrado algunos capítulos del libro de mi vida. También que tengo aún varios proyectos por realizar y en marcha, en lo espiritual, en lo intelectual, en lo artístico. Aparte de las nuevas cosas que dispongan el azar o el karma.

Fluyo con las energías de la Tierra. Piso su tambor sagrado.

*
Cañaveral.
Cuando empieza el invierno,
la brisa fresca.

*

Ahora soy
el de la barba blanca.
Viento en los pinos.

*

El corazón
del invierno no es frío.
Parte la naranja.

*

Niños jugando.
Cuidado con el hombre
cuando pasé dijeron.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Share

Valle Encantado

En el farol del frente

El Valle Encantado es una zona de la Reserva Forestal de Valle Nuevo y del Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier, en la Cordillera Central de República Dominicana, relativamente cerca de la ciudad de Constanza. Muchas cosas se dicen de este lugar, entre estas que allí las personas pueden desaparecer.

Valle Nuevo en realidad son dos valles cubiertos de pajones y rodeados de bosques de pinos y altas montañas, donde un cielo regularmente azul domina un surtidor de niebla.

Lugar sagrado de la cultura taína, era residencia de Yocahú, el cemí más venerado, cuando cada 300 años venía a visitar a su pueblo.

Hay cosas maravillosas en el Valle Encantado. Pero también es suficiente con la travesía a pie para llegar, el bosque, la temperatura, los senderos y antiguos caminos, el río Nizao que allí nace y el silencio en cuyo firmamento los sonidos adquieren un matiz extraordinario.

En sucesivos viajes al lugar he escrito los tankas que hoy les presento.

*

Voces de pinos
desde las altas cumbres
llenan el bosque.
Como guía en la senda
restos de una fogata.

*

De esta agua clara
de un río que no suena
entre pajones,
déjenme disfrutar
bajo el límpido cielo.

*

En algún sitio
más allá de la niebla
y el gran frío,
canta, canta el jilguero
sin que nadie lo vea.

*

Flauta de niebla
han llamado al jilguero,
en el verano
su cantar es prodigio,
su silencio también.

*

En el silencio
de una noche apacible
de vez en vez
del arroyo cercano
el rumor del agua.

*

Valle Encantado.
Esencias del pinar
llenan mi vida
y este silencio vivo
como agua que no suena.

*

A mis cincuenta
y ocho años visité
Valle Encantado.
Ay, volver a sentir
el olor de sus pinos.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Share