Tag Archive: Japón

Erizamientos, desolaciones, pasmos y alegrías

Sei_Shonagon

Hace ya algunos años, escribí estas listas de asombros, como una evocación de aquellas que la escritora japonesa Sei Shonagon incluyó en su obra El Libro de la Almohada (Makura no Soshi). Ojalá que las disfruten.

ERIZAMIENTOS

Llora un niño, de noche, en el asilo de ancianos.
Metes la mano en un tronco podrido y algo chilla.
Entre el susurro de la mata de güira, esa lechuza.
Alguien cantando una tonada oculta en la niñez.
Las hojas secas. El oleaje del mar a tus espaldas.
Al apagar la luz, el aleteo de un ser desconocido.

***

DESOLACIONES

Llegar a viejo sin haber visto nunca un manatí.
Que mueran locos porque los cuerdos roban mantas y viandas.
Echando al mar las cálidas cenizas de una amiga.
Decir que no, sin entender de qué se estaba hablando.
Decir que sí, y luego reprocharle al del espejo.
Al despertar el primer día sin madre, oír que la llaman.

***

PASMOS

Los Reyes Magos, con tantas bicicletas, no leen tus cartas.
Soñar con grullas y despertarse en medio de una batalla.
Que tu maestro alce la vista al cielo, enmudecido.
Un huracán atraviesa dos veces el mismo pueblo.
No era una sábana en el patio la grácil aparición.
Saber, ya viejo, que ella también estaba enamorada.

***

ALEGRÍAS

Comer guanábana mirando una comedia de Buster Keaton.
Una estrella fugaz donde se alzaba el nubarrón.
En la sequía, un vecino te ayuda a cargar agua.
Sabías el nombre y habías visto la flor: hoy los reúnes.
De la ciudad, en época de asaltos, volver ileso.
Una gran nube que mitiga el sofoco; entonces, llueve.

Share

Los espíritus del río

Utamaro_Kappa_to_ama

Kawataro no koi suru yado ya natsu no tsuki

Los espíritus del río,
amándose en su morada.
Luna estival.

Buson

Buson siempre estaba buscando nuevos temas, o aristas nuevas en los temas antiguos. La luz de la luna sobre el agua parece el lugar apropiado para que esas extrañas criaturas realicen sus travesuras maritales.

Fuente:
R.H. Blyth: A History of Haiku. Volume One. Hokuseido. Tokyo, 1984
Versión libre: JB

Share

Lirismo y erudición

basho el pais uruguay

Juan de Marsilio
6 de mayo del 2016

MATSUO Bashô (Japón 1644 -1694) fue un gran poeta japonés, cultor y renovador del haiku (forma poética breve, con tres versos de cinco, siete y cinco sílabas, que capta un instante del paisaje). Vivió al comienzo del Shogunato del Clan Tokugawa (1600-1868), que marca el período premoderno del Japón, y no su Edad Media, como suele afirmarse. De origen campesino, llegó a ser un célebre poeta y erudito con numerosos discípulos sin perder su sencillez, como lo muestra el buen humor con que afrontó las precarias condiciones en sus viajes, a pie durante su última década de vida (Piojos, pulgas./ Y un caballo que orina/ junto a mi almohada). O la decisión de no comentar nada más tras apuntar, acerca de un paraje, unos versos de otro poeta, porque hubiera sido “añadirle otro dedo a una mano”. Su poesía está influida por el Zen, el Taoísmo y la tradición literaria china y japonesa. Se convirtió en “laico consagrado” Zen y esa condición intermedia entre hombre común y monje lo llevó a decir de sí mismo que era como un murciélago, mezcla de cuervo y ratón.

Viajaba para contemplar la naturaleza. El destino de la peregrinación era, por ejemplo, contemplar la luna llena desde cierta montaña o ante tal o cual bahía. Ya desde ahí debe entender el lector occidental que el concepto de la naturaleza y su contemplación es, para este poeta y su cultura, muy peculiar. El paisaje dispara un proceso múltiple, que cuaja en poemas breves y a menudo enigmáticos, que reflejan a la vez el pintoresquismo del paisaje, la trascendencia esencial de la naturaleza —como dice Bashô, “el ingenio del Creador”—, la afectividad del poeta —lo que toca también el sentir del lector que sepa entrar en el juego—, la tradición literaria e histórica y, por último pero no menos importante, las ricas relaciones sonoras y conceptuales que la lengua japonesa permite.

Asombra el lirismo y la erudición de estos diarios de viaje, condensado de pronto en poemas tan breves como magistrales: Se va la primavera,/ lamentos de pájaros lágrimas,/ en los ojos de los peces. O este otro: Sol en invierno/ mi sombra se congela/ sobre el caballo.

Bashô es sencillo y generoso como maestro y compañero de viaje. Tal es su amabilidad que no sólo consigna los poemas que las alternativas del viaje le provocan, sino también los que escriben sus compañeros. Esto, y las constantes referencias a mil años de poesía china y japonesa, pueden ser una buena guía para que el lector de Occidente comience a recorrer la literatura del otro extremo del mundo. Las referencias a la mitología, así como también a la narrativa del Japón medieval, muestran una constante asociación entre heroísmo y sensibilidad afectiva, moral, religiosa y estética, que sin embargo no logran detener la violencia y la crueldad, vividas como destino. Esto tal vez ayude a comprender —que no a justificar ni a tolerar— algunos crímenes japoneses de la Segunda Guerra Mundial.

La traducción, el prólogo y sobre todo las notas de Alberto Silva y Masateru Ito son un prodigio de cuidado y paciencia docente para guiar al lector por entre la densa red de citas y alusiones que cruza estos relatos de viajes, así como también para explicar todas las peculiaridades etimológicas del japonés —tan rico en sugerencias poéticas en la estructura de los topónimos y nombres propios— que se pudieran perder en la traducción.

DIARIOS DE VIAJE, de Matsuo Bashô. Fondo de Cultura Económica, 2015. Buenos Aires, 196 págs. Distribuye Gussi.

Fuente: El País

Share

Albaricoque en flor

Zhao_Chang_-_Apricot_Blossoms_Painting_from_Life

Akindo wo hoeru inu ari momo no hana

Al mercader
le ladra el perro.
Albaricoque en flor.

Buson

Esta es una estampa de una pequeña aldea en primavera. Parecìa que el vendedor iba a entrar en la casa y el perro que dormitaba a la entrada, súbitamente, comienzó a ladrar. Surgen preguntas: ¿Cuál es la (indudable) conexión entre el perro que le ladra al vendedor y los albaricoques florecidos que cuelgan de los muros por doquier? ¿También las flores, a su colorida manera, están ladrándole a todos y cada uno? ¿Está el perro floreciendo a través del sonido y así expresa su participación en el flujo a través del cual colmamos la ley de nuestro ser? He aquí un pasaje del Saikontan* que tiene un enorme parecido con los versos de Buson:

Los ladridos de un perro en una aldea de albaricoques florecidos;
El canto de un gallo entre las moreras.

Y en otro pasaje del mismo libro, hay una insinuación del sentimiento que quizás animó a Buson a escribir dichos versos:

El ladrido de los perros y el cantar de los gallos tras las vallas de bambú me elevan al reino de las nubes.

*Escrito por Hang Ming Ying (1575-1619)

Fuente:
R. H. Blyth. Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB

Share

Sonarse la nariz

Ito Jakuchu 1716 - 1800-_Plum_Blossoms_from_Seiran'en_Painting_Album_

Tebana kamu oto sae ume no sakari kana

Alguien se suena
la nariz con la mano.
Ciruelo en flor.

El sonido, corto y definitivo, agudiza de momento el sentido del olfato de Bashô, ya que fue súbitamente consciente de lo que estaba haciendo en uno de esos días, aspirando el aroma de las flores de ciruelo y absorbiendo su leve y profundo blancor. Lo que impresionó a Bashô fue el hecho de que sonarse la nariz con la mano no le pareció algo sucio o poco caballeroso, sino que lo toma tal cual fue, una acción, un sonido, un fenómeno de la naturaleza, no separado en su esencia de la vista y el olor de las flores de cerezo.

He aquí un verso de Issa que va más allá que el de Bashô:

Hatauchi ya tebana wo nejiru ume no hana

Arando el campo…
Se limpia la mano mocosa
en las flores de cerezo.

Hacerlo en un fino pañuelo de batista está bien, pero no en las sobresalientes ramitas floridas. En verdad Wordsworth dijo:

Y la costumbre te cubre con su pesantez
helada y honda, casi como la vida.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB

Share

Cierra los ojos

V0015870 A blind man holds out his hat to beg, while a young girl cla Credit: Wellcome Library, London. Wellcome Images images@wellcome.ac.uk http://wellcomeimages.org A blind man holds out his hat to beg, while a young girl clasps her hands in prayer. Mezzotint by G. Maile after C. Francis. By: C. Francisafter: Georges MailePublished: - Copyrighted work available under Creative Commons Attribution only licence CC BY 4.0 http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

Cierra los ojos
para hablar con su padre
la hija del ciego.

Kaishi

Share

Hokusai

Hokusai_Irises1

En su libro Espejos -Una historia casi universal-, el escritor uruguayo Eduardo Galeano nos dejó una sintética estampa de Katsushika Hokusai. Que su lectura sea una incitación para conocer más acerca de la vida y la obra de este genio del arte japonés.

***

Hokusai, el más famoso artista de toda la historia del Japón, decía que su país era tierra flotante. Con lacónica elegancia, él supo verla y ofrecerla.

Había nacido llamándose Kawamura Tokitaro y murió llamándose Fujiwara Iitsu. En el camino, cambió de nombre y apellido treinta veces, por sus treinta renacimientos en el arte o en la vida, y noventa y tres veces se mudó de casa.

Nunca salió de pobre, aunque trabajando desde el amanecer hasta la noche creó nada menos que treinta mil pinturas y grabados.

Sobre su obra, escribió:

De todo lo que dibujé antes de mis setenta años, no hay nada que valga la pena. A la edad de setenta y dos, finalmente he aprendido algo sobre la verdadera calidad de los pájaros, animales, insectos y peces, y sobre la vital naturaleza de las hierbas y los árboles. Cuando tenga cien años, seré maravilloso.

De los noventa no pasó.

Eduardo Galeano

Share

Nadie en derredor

Horornis diphone

Mujinkyô uguisu niwa wo aruki keri

Nadie en derredor.
Un uguisu camina
por el jardín.

Shôha

El solitario uguisu está en el jardín desierto, en vez de en la arboleda. Alternativamente nos asombra la inconexión y la unidad de las cosas. Aquí lo que se percibe es su existencia independiente, donde

Cada espíritu cautivo es una estrella
que ilumina su propio firmamento.

Aunque es solo uno el mundo en el que vivimos, cada animal, cada objeto inanimado subsiste en completo aislamiento.

Y una vez que ella lo vio recogiendo a un pájaro que había quedado agarrotado contra un alambre, se dio cuenta de que había otro mundo silencioso, donde cada criatura está sola en su propia aura de silencio, el misterio del poder.*

En el siguiente waka del Emperador Meiji se respira el mismo sentimiento:

Cae la lluvia primaveral;
afuera, en el jardín en calma,
los pétalos de cerezo
caen y se dispersan.

*Lawrence, Saint Mawr.

Fuente:
R. H. Blyth: Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre:JB

Share

Retraducciones

samuel feijóo el rumor de mis destinos 1

…encontramos un Hai Kai del poeta Isa. Traducido del japonés al inglés por Donald Keene (y del inglés al español por Jesús Bal). Sobre vida y muerte, «fugacidad de la vida»:

El mundo del rocío
es un mundo de rocío, sin embargo,
sin embargo.

Leyéndolo recordamos algunos versos de Fayad Jamís, que dan la fijación del tiempo en el paisaje, con una desnudez de expresión pareja a la del japonés:

A la orilla del río hay un pescador
contemplando las estrellas de la tarde.
Un mendigo duerme abrazado a una botella vacía
la oscura boina por almohada.
Los pájaros picotean y saltan cerca de sus pies.

Asimismo la delicada, la traslúcida Cleva Solís:

¿Cómo sabe cada uno
lo que debe decir?
¿Cómo dijo cada uno
dónde iba el puente de piedras?

Ave, tiempo, luz, de las islas.

Samuel Feijóo

Fuente:
Azar de lecturas. Universidad Central de Las Villas. Santa Clara, 1961

Share

Fallo del I Certamen Internacional de Haiku HAIKUNVERSACIONES

HAIKUNVERSACIONES

Siendo las 19 horas del día 16 de febrero de 2016, se reúne el Jurado del “I Certamen Internacional de Haiku HAIKUNVERSACIONES”, organizado por el Grupo HAIKUNVERSACIONES y la BIBLIOTECA PÚBLICA PAMPLONA-YAMAGUCHI de Pamplona, compuesto por los siguientes miembros: Carmen, Feli, Iris, Lenna, Luelir, María Salud, Maribel, Martín, Pilar, Sua, y Yama

Se ratifican las valoraciones efectuadas en las sesiones de trabajo correspondientes, dando como resultado:

Premio especial, al conjunto de tres haikus, ganador del certamen.
Rafael Castillo Morales
Albacete

1º premio al mejor haiku individual
Gorka Arellano Pérez de Lazárraga
Tudela – Navarra

2º premio al mejor haiku individual
Sandra Pérez
CABA / Argentina

3º premio al mejor haiku individual
Alberto Yagüe Frías
Albacete

Mención Especial del Jurado
Laura Lakarra Lanz
Estella-Lizarra – Navarra

Finalista
Luis Miguel Martín Antón
Burgos

Finalista
Xaro Ortolá Reig
Altea – Alicante

Finalista
Luis Alberto Plaquin
Ezeiza – Provincia de Buenos Aires – Argentina

1.Presentación de Haikus ganadores

Hemos estudiado 462 haikus de 154 participantes. No todo lo recibido era Haiku aunque tuviera su métrica; ni greguerías, ni sentencias, ni una frase bella o tres frases sin conexión son Haikus, tampoco lo son las agudezas humorísticas. El Haiku en castellano, sin embargo, goza de muy buena salud en las dos orillas del océano Atlántico y se percibe en los Haikus ganadores.

Al leer los haikus de Rafael, Gorka, Sandra, Alberto, Laura, Luis Miguel, Xaro y Luis Alberto, …
verán saltamontes y olivos y alguna seta,
percibirán el olor del tomillo y el de la lluvia,
oirán el graznido de las grullas, el canto del zorzal, el ruido del agua, la voz de un búho y el croar de las ranas en la laguna, junto a la luna llena.

Nubes o sol, tardes de otoño y noches heladas o de verano.
Pero puede que todo esté en silencio, que se perciba la ausencia, que te invite al recogimiento…, ni una sola hoja, ni un solo pío.

Como ven, es como vivir un sueño. Cada Haiku te transporta a un escenario de sensaciones, te abraza a la naturaleza de la que somos parte, te coloca los sentidos en máxima alerta porque el todo está en 17 sílabas.

Escribir Haikus es transmitir para que el lector sueñe, imagine y sienta lo que el escritor percibió en la Naturaleza.

El haiku percibe realidades y transfiere sueños.

Santiago Larreta esbozó este Grupo, con algunos de nosotros, en 2009, unos meses antes de su muerte. En recuerdo de su amistad y su buen hacer en el Haiku va dedicado este Certamen.

Nuestro agradecimiento a todos los participantes, al Gobierno de Navarra y su Servicio de Bibliotecas, al Ayuntamiento de Pamplona, Editorial Satori y al Grupo Nihonnipon, que de una forma u otra han colaborado en este Certamen.

La entrega de los premios se efectuará el día 22 de abril, viernes, a las 19 h en la Biblioteca Pública Pamplona-Yamaguchi (Plaza Yamaguchi 12, planta baja. Pamplona)

2.Los Haikus ganadores.

Premio especial, al conjunto de tres haikus.
Ganador del Certamen
Rafael Castillo Morales
Albacete

Tarde de sol:
entre falso azafrán
los saltamontes.

Nubes de abril.
Debajo del olivo
lengua de vaca*.
(*anchusa azurea, lenguaza)

Se alza la niebla.
Entre tomillos y cardos
alguna seta.

***

1º premio al mejor haiku individual
Gorka Arellano Pérez de Lazárraga
Tudela – Navarra

Gélida noche –
Más allá de la niebla
graznan las grullas

2º premio al mejor haiku individual
Sandra Pérez
CABA / Argentina

Antes del alba
el canto de un zorzal,
olor a lluvia.

3º premio al mejor haiku individual
Alberto Yagüe Frías
Albacete

dentro el silencio-
en la tarde de otoño
ruido de lluvia

Mención Especial del Jurado
Laura Lakarra Lanz
Estella-Lizarra – Navarra

Huerto de almendros.
Ni una hoja en las ramas
ni un solo pío.

Finalista
Luis Miguel Martín Antón
Burgos

Noche estival.
Dentro de la laguna
la luna llena.

Finalista
Xaro Ortolá Reig
Altea – Alicante

senda entre pinos;
más allá de la niebla
la voz de un búho

Finalista
Luis Alberto Plaquin
Ezeiza – Provincia de Buenos Aires – Argentina

Brisa templada.
En un jardín sin luz
croar de ranas

Share