Tag Archive: Invierno

Haikus de Adviento

A la iglesia voy a cerrar los ojos. A esperar. El canto de los pájaros es aquí tan claro… Las puertas abiertas… pero ¿de dónde viene realmente?

Una llovizna que va y viene, mezcla de agua y nada.

Todo este silencio que guarda la bóveda de piedra. Tenue luz. La soledad de mi corazón que aguarda… ¿qué esconden? ¿con quién hablan los pájaros cuando callan?

Adviento. Con los ojos cerrados la claridad de una luz que se acerca. La mañana. El abrazo primero de un amigo que llega, de un hermano. El primer “te quiero” de quien ya me esperaba sin yo saberlo…

Quisiera gritar. Al aire libre, sin producir sonido alguno. Con todas mis fuerzas.

Pienso de pronto. Pienso sin saber por qué.

Encontrar en la soledad de todos mi propia soledad. Que su silencio sea mi silencio.

Haikus de mis amigos. Una lejana llovizna que cala sin mojar, hasta el tuétano. Mezcla de nada y silencio.

Recuerdo un haiku del entrañable Jorge Braulio

 

La luz del alba…

Un cuerpo que encontró

ya su silencio

 

Primer haiku de un calendario de adviento extraño y salvaje.

 

Felix Arce Araiz Mømiji

Share

Said a raven

Said
a raven:
-Nevará
días…

Kaibun

Share

Invernales haikus bélicos

 

En la nieve,
como a una bestia
lo matamos.

Hasegawa Sosei

***

Batalla ganada,
entre tanto silencio
está nevando.

Fura

***

Noche de nieve.
Pronto los centinelas
se vuelven blancos

Sumio

***

Oscura la noche fría,
acabada la batalla,
conservo la vida.

Sosei

***

Sin poder dormir
una hoguera nocturna
rodeamos.

Sosei

Fuente:
Seiko Ota & Elena Gallego: Haikus de guerra. Hiperión. Madrid, 2016

Share

Tarde de febrero

Cigua_Dulus_dominicus 1

En la tarde anduve con los perros por el área verde en las cercanías del río Isabela.

Me interné por sendas que sólo ahora, en la época de sequía, se hacen transitables. Los matojos conservan sus flores secas y el verdor de la yerba comienza a marchitarse.

Aún así hay espacios de yerba tupida, donde Bu, el galguito joven, parecía flotar en los brincos de su veloz carrera.

Y entre la maleza, qué bueno encontrar una corriente de agua, clara y silenciosa, que deja ver las piedrecitas tranquilas de su fondo.

Ya cayendo el sol retornamos. Acompañados por la brisa.

Canto de ciguas.
Los perros, detenidos,
olfatean.

El agua clara.
Donde se ve la tierra
y se ve el cielo.

Rafael García Bidó
(Santo Domingo, República Dominicana)

Share

Flores de invierno

flores de invierno

Flores de invierno
Tras la cerca, la abeja
que me rozó

Sugerencia de mi hermano José Manuel:

Tras la cerca,
la abeja que me rozó
Flores de invierno

Share

Mañana fría

JIRAFA

Mañana fría
Termina el artesano
otra jirafa

Share

Claro cielo invernal

colibries 2

Claro cielo invernal
De pronto, una pareja
de colibríes

Share

Primavera

Primavera_Rapi Diego

Mi prima Vera venía
por marzo, en la Primavera.
Mi jardín la recibía,
al tiempo que le decía:
-Bienvenida, prima Vera.

Mi prima Vera tenía
muy negra la cabellera
y la mirada fulgía
como una hoguera.

Ayer mi ensueño pedía:
-Vuelve, vuelve, Primavera…
Mas nadie me respondía.

*

Ahora gritaré al Verano:
¿No tienes calor, hermano?

Al Otoño le diré:
¿Qué por fin es lo de usté?

Y al invierno oscuro y frío:
¡Diciembre no es un mes mío!

Oh, ven pronto, Primavera:
Mi prima Vera te espera.

Nicolás Guillén

Fuente:
Por el Mar de las Antillas anda un barco de papel.
Ilustración: Rapi Diego.

Share

Poquito a poco

Enredadera en los aperos

Poquito a poco,
trepa la enredadera
por los aperos

Share

Mañana gris

avioneta6

Mañana gris
Otra vez la avioneta
fumiga el barrio

Share