Tag Archive: Estados Unidos de América

Una mañana agradable

ENCUENTRO CON ESTUDIANTES NORTEAMERICANOS 1

Como parte del intercambio académico entre la Universidad de las Artes-ISA y Lewis & Clark College de Portland, sostuve un encuentro con un grupo de estudiantes de ésta última institución. Les hablé del haiku en Cuba y otros países de habla hispana. Leímos textos de Jack Kerouac y Richard Wright. Evocamos a Thoreau, Whitman, Emerson y José Martí. Una mañana agradable.

Share

Milagros

Walt Whitman

Hace unos días, la entrañable haijin Mercedes Pérez publicó este mensaje en El Rincón del Haiku: Os comparto este poema de Whitman. Seguro que lo conocéis, pero no está de más recordarlo. Creo que tiene ese espíritu afín con el haiku. Os dejo el enlace de la página donde lo he leído.

Gracias, amiga, por compartir un texto tan hermoso.

***

MILAGROS

Por que hacer tanto alboroto por un milagro?
Yo sólo conozco milagros,
ya sea que camine por las calles de Manhattan,
o mire hacia el cielo por encima de los techos de las casas,
camine por la playa con los pies descalzos al borde del Mar,
o permanezca de pie, debajo de los árboles del bosque…
Observe a las abejas volando en torno de la colmena en el verano,
o a los animales que pastan en las praderas,
o las aves o la maravilla de los insectos en el aire,
o la maravilla de la puesta del sol,
o de las estrellas que resplandecen tan calladas y brillantes,
o la exquisita curva delicada de la luna nueva en primavera.
Estos y los demás, todos, son milagros para mí.
Todo está vinculado y sin embargo, cada cosa es diferente y ocupa su propio lugar.

Para mí cada hora de luz y oscuridad es un milagro,
cada centímetro cúbico de espacio es un milagro,
cada metro cuadrado de la superficie de la tierra contiene lo mismo;
cada fragmento de su interior bulle con lo mismo.

Para mí el mar es un milagro continuo,
los peces que nadan, las rocas, el movimiento de las olas,
las barcos y sus navegantes.
¿Es que existen milagros más extraños?

Walt Whitman
(1819 – 1892)

Share

Algarabía

Fiofio_Sandra Pérez 2015

Algarabía
Entró por la ventana
un tomeguín

Zarzal florido
Otra rata se asoma,
chilla y se va

Huye el sinsonte
Los flautistas repiten
la sonatina

Noche de junio
Despierto cuando cesa
el aguacero

Vieja butaca:
entre huellas de sudor,
la quemadura

De vuelta a casa,
saborear la mitad
del primer higo

Cascada al alba
Una laja cubierta
de mariposas

Una hoja seca
cayó sobre la lupa
del relojero

Nubarrones
En el monte lejano
algo que brilla

Publicados en la Revista de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (RANLE). Vol. 5. No 9. Año 2016.

Acuarela: Sandra Pérez

Share

El espíritu de la naturaleza

RWEmerson

Para ser francos, pocos adultos son capaces de ver la naturaleza. La mayoría de las personas no ve el sol. Al menos, tiene una visión muy superficial de él. El sol ilumina únicamente el ojo del hombre, pero resplandece en cambio en el ojo y en el corazón del niño. El amante de la naturaleza es aquel cuyos sentidos interiores y exteriores aún siguen amoldados verdaderamente el uno al otro; aquel que ha conservado en su madurez el espíritu de la infancia. Su comercio con el cielo y con la tierra se vuelve parte de su diario sustento. Pese a sus reales tribulaciones, en presencia de la naturaleza, lo recorre un salvaje deleite. La naturaleza dice: He aquí mi criatura, y a pesar de sus impertinentes aflicciones, conmigo estará contenta. No sólo el sol y el verano, sino cada hora y cada estación del año rinden su tributo de goce; pues cada hora y cada cambio, desde el sofocante mediodía hasta la noche tenebrosa, corresponden a un distinto estado mental y lo avalan. La naturaleza es un escenario que se adapta igualmente bien para una pieza cómica o trágica. Cuando uno está sano, el aire es un licor de increíbles virtudes. Cruzando sobre la nieve fresca un campo despoblado, bajo un cielo nuboso y crepuscular, y sin que me viniera a la mente ningún augurio particularmente bueno, sentí una exaltación perfecta, un contento lindante con el temor.

Ralph Waldo Emerson
El espíritu de la naturaleza

Share

Un Libro de Instrucciones de Yoko Ono

Grapefruit-Ono 1

Publicado por primera vez en Tokyo en 1964, con un tiraje de 500 ejemplares, Grapefruit: A Book of Instructions and Drawings by Yoko Ono, es una colección de instrucciones, poemas y dibujos realizados por la célebre artista japonesa. A continuación, una Pintura y dos Piezas que forman parte de este libro tan singular:

PINTURA PARA VER LOS CIELOS

Taladrar dos agujeros en un lienzo.

Colgarlo donde pueda verse el cielo.

(Cambiarlo de lugar:
probar las ventanas del frente
y las de atrás, para ver si los cielos
son diferentes.)

Verano 1961

***

PIEZA DE PARED

Dormir a dos paredes de distancia uno del otro.

Susurrarse.

Otoño 1963

***

PIEZA DE CONCIERTO

Cuando se alza el telón ir a esconderse
y esperar hasta que todos lo abandonen a uno.
Salir y tocar.

Otoño 1963

 

Share

Ama al invierno cuando la planta no dice

TMertonStudy

¡Oh bosques pequeños, humildemente
tocad la nieve con las ramas bajas!
¡Oh piedras encubiertas
esconded el lugar del crecimiento!
Secretas
palabras vegetales,
agua iletrada,
cero diario.
Ruega impasible,
árbol crespo
en acero esculpido
¡cenit sepultado!
Fuego, vuélvete adentro
hacia tu fuerte débil,
a la fornida tacha infantil,
casa de nada.
Oh paz, bendice este lugar demente:
silencio, ama este frío crecimiento.
Oh silencio, cero dorado
sol sin poniente,
ama al invierno cuando la planta no dice nada.

Thomas Merton

Versión de Eliseo Diego. Publicado por primera vez en la hoja literaria “Silencio Nuestro”. Año II. Número 2. Enero-abril 1996.

Thomas Merton (Prades, Francia, 1915 – Bangkok, 1968), monje trapense, poeta y pensador. Está considerado como uno de los escritores sobre espiritualidad más influyentes del siglo XX. La infancia de Merton fue inestable en cuanto a su residencia, pues vivió en Francia, en Bermuda, en Estados Unidos y en Inglaterra. Se convirtió al catolicismo en 1938. En 1941, ingresó en el monasterio trapense de Nuestra Señora de Getsemaní en Kentucky. Se ordenó sacerdote en 1949 y adoptó el nombre de padre Luis. La montaña de los siete círculos (1948), su autobiografía, es su obra más famosa, traducida a veintiocho lenguas. También escribió Las aguas de Siloé (1949) y El signo de Jonás (1953), dos volúmenes sobre la vida de los trapenses; Semillas de contemplación (1949) y La vida silenciosa (1957), libros de meditación, así como varios libros de poesía Figuras para un Apocalipsis (1947), Las lágrimas de los leones ciegos (1949) y Las islas extranjeras (1957). En 1959 conoció al sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal con quien sostuvo una activa correspondencia epistolar hasta su muerte. Murió en un accidente en 1968 mientras asistía a una conferencia entre cristianos y budistas en Bangkok.

Fuente: Versiones cubanas de los poemas de Thomas Merton

Share

Allá la estrella helada

richard-wright

That frozen star there,
Or this one on the water,
Which is more distant?

Allá la estrella helada,
O esta en el agua,
¿Cuál más lejana?

Richard Wright (Natchez, 4 de septiembre de 1908 – París, 28 de noviembre de 1960) es uno de los más grandes escritores norteamericanos del pasado siglo. Su obra constituye un testimonio airado contra el racismo, contra todos los prejuicios y coerciones que malogran el reencuentro de los seres humanos con su propia humanidad. Entre su extensa producción se destacan las novelas: Los hijos del Tío Tom, Soy negro y El paria. En los últimos meses de su vida escribió alrededor de cuatro mil haikus y de ellos fueron publicados, póstumamente, ochocientos diecisiete bajo el título de: Haiku. Este otro mundo.

Share

El suave movimiento de las hojas

Jack Kerouac

Jack Kerouac

The gently moving
leaves
Of the August afternoon

El suave movimiento
de las hojas
en la tarde de agosto

Jack Kerouac
(Estados Unidos, 1922-1969 )

Share