El niño de las flores

En la montaña hay un niño loco que anda descalzo entre las piedras y el fango. Nadie sabe su nombre, si tiene familia o amigos. Se le puede ver entre las flores, zunzuneando en silencio, como perdido en su olor, en su tiempo. El tiempo de las flores es un no-tiempo, es un abismo dulce al que el niño loco le encanta asomarse y a veces dejarse caer. Dicen que anda con una libreta debajo del brazo y entre sus hojas rayadas guarda las flores que encuentra y cree que ha descubierto. Aunque ya existían la Rosa y la Hortensia desde hace miles de años, el niño de las flores cree que las ha encontrado por primera vez, que han nacido para él, y como buen descubridor les ha puesto nombres: Hortensia y Rosa.

Nadie por aquellos lugares se explica cómo hace el niño para nombrarlas, sin saber, con sus nombres. Él se queda un rato mirando las Orquídeas, se deja caer en el tiempo-abismo de las flores y les dice muy bajito: “se llamarán Orquídeas.” Entonces arranca una de ellas y la guarda en su libreta, como si le tirara una foto.

Va por la montaña el niño de las flores, descubriendo y nombrando maravillas. Se le ha visto caminar descalzo por Viento Frío, Dios Ayuda y Patana Abajo. Se despierta a esnifar gotas de rocío y come semillas de Cundiamor. Ha descubierto y nombrado las Dalias, las Azucenas, las Margaritas, los Marpacíficos, las Aves del Paraíso, las Magnolias y los Nomeolvides.

Y así se le ve entre los montes, inventando nombres que ya existen, saltando descalzo sobre las piedras del río, hundiéndose en el tiempo-abismo, descubriendo la vida entre las flores.

Isabel Cristina López Hamze

Share

2 Responses

  1. Lázaro dice:

    Prosa con sabor a haiku. Me encanta !!! Gracias por compartirlo !!!

    quería comunicarle algo respecto a la Senda del Sur> sería de mayor interés que usted participara, así que, en caso de que pudiera, para antes de las aguas, nos avisa y fijamos el día que nos diga. Un fuerte Abrazo!

  2. jorgebraulio dice:

    Gracias, Lázaro. Les respondí por el correo.
    Abrazos desde Alamar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *