Ya no está con nosotros Juan Carlos Flores

juan c flores 2

por Pablo Rigal

Ya no esta con nosotros Juan Carlos Flores, no era un poeta común, no solo escribía, vivia en la poesía como una orquídea rara y se adentraba en ella “como se adentra un santo en el nirvana, como se adentra un cuerpo en otro”. Poseía esa paradojica mezcla de lucidez y locura, que le daba un porte quijotesco, podía vivir en la conversación o en el silencio, pero siempre habia un verbo amenazando con salir y salir sin detenerse.

Su idea de la poesía es lo mejor que podemos compartir como una amable despedida, sin duelos ni tristezas, le sobrevive su poesía, era un ser humano singular del tipo que sabemos de paso, del que seguimos, donde quiera que esté.

Idea de la poesía

Tomada sea la muy púdica
no pedida sino tomada.
Convertida en cuerpo, en espejo,
es dos un hombre que se mira.
Convertida en árbol,
han de luchar la serpiente y el pájaro.
Convertida en relámpago, en muelle,
un niño tira de un cordel a la luna,
viene la madre y corta con tijera el cordel.
Si ascendemos la máscara, si descendemos el túnel.
No me encuentro, me busco, estoy ahumado.
La poesía en el duermevela
como el ave de la resurrección
a cada instante nace, se aniquila.
La palabra una mitad, el silencio la otra.
El poeta en una orilla, el escucha en la otra.
El poeta es el escucha, el escucha el poeta.
El acto poético es amor
y presupone una fe y una más allá,
sillar, isla que no se alcanza.
Adentrarse en la poesía.
Como se adentra un santo en el nirvana,
como se adentra un cuerpo en otro.
La libertad, timón hacia la poesía,
la poesía, timón hacia la libertad.
Agua y tierra y viento y fuego
es el poeta, es el escucha.
El sueño y la realidad dialogan, se rechazan
se engendran, se aniquilan:
una bocanada de luz, una paletada de tierra.
Intuimos a Dios y comenzamos a morir,
intuimos a la mujer y queremos la inmortalidad.
Me intuyo, luego soy poeta.
Te intuyo es una puerta, un vaso, si lloviera.
Qué cansancio en los ojos de perro,
una herida en el muslo y nos creemos dispuestos
para habitar nuevamente el paraíso.
Tomada sea la muy púdica
no pedida sino tomada.

El cadáver de un rey flota en el pasto.
Fuente: Cubaliteraria

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *