Azoro

Manuscrito_8

Tremendous trifles.
Chesterton

Cubre a tus hijos, parda palomita
silvestre y quieta y con tu ser entero
abrígalos del áspero aguacero
que si no estás, corriendo te los quita.
Temblando abres las alas y marchita
te estrechas a tu bien perecedero
mientras él pasa rápido y grosero
y a puñados la muerte precipita.
Qué sabe el dios del agua de tu pena,
de tu tibio, minúsculo tesoro
que más trémula guardas que serena.
Y allá va el regio, eterno meteoro
ciego en su majestad que es tan ajena
a la enorme minucia de tu azoro.

Eliseo Diego

Fuente:
Inventario de asombros, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1982.

Share

2 Responses

  1. Lester dice:

    Bienvenido de vuelta a su casa Jorge. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *