Abbas Kiarostami

Abbas_Kiarostami_by_tasnimnews_08

Anteayer falleció el director de cine iraní Abbas Kiarostami (Teherán, 22 de junio de 1940-París, 4 de julio de 2016). Entre las muchas facetas de su quehacer creativo escribió breves textos, asombros en los que se transparenta una profunda afinidad con el haiku japonés. Como homenaje a este gran ser humano, susurremos esta selección de sus poemas, publicada hace ya varios años en El Rincón del Haiku:

Un potrillo blanco
viene de la niebla
y desaparece
en la niebla

Los polluelos de un día
experimentaron
la primera lluvia de primavera

Salta y se posa
se posa y salta
el saltamontes
en una dirección que sólo él sabe

Seis monjes bajos
caminan
entre altos plátanos

La voz de los cuervos

La araña
ha empezado su labor
antes de la salida del sol

La alfalfa esconde en sí
el rocío matutino

Las moscas
giran en torno a la cabeza de la yegua muerta
cuando se pone el sol

Ni este
ni oeste
ni norte
ni sur
Aquí mismo donde estoy de pie

En los juegos entre el niño y la abuela
siempre pierde
la abuela

En un templo
de hace mil trescientos años
la hora
siete menos siete

Mi sombra
me acompaña
en la noche de luna

La bignonia
se llena
de lluvia primaveral

El gusano deja
la manzana agusanada
por una nueva manzana

Las coloridas frutas
en el silencio de los vestidos de luto

Pensándolo bien
no comprendo la razón
de tanta blancura de la nieve

Fuente original:
Abbas Kiarostami: Compañero del viento. Ediciones del oriente y del mediterráneo. (Madrid, 2006)

Share

2 Responses

  1. Lester dice:

    Cuánto haimi en las películas de este director inmortal… no deberíamos dejar de acercarnos a su cine. Gracias Jorge, por este homenaje merecido, y por estos poemas, puros haikus en la mejor tradición de la poesía persa, que el Maestro Kiarostani nos dejara también.

  2. Lester dice:

    Por cierto, su última película Like Someone in Love (Raiku samuwan in rabu), de 2012, fue filmada en Japón. Si bien de temática universal, trabaja con actores japoneses, con la sicología japonesa y, claro, la versión original es en idioma japonés. Le capta el espíritu al carácter nipón, que se funde con la modernidad, regalándonos una reflexión intima sobre el ser humano, cuando coinciden distintas generaciones en el común escenario de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *