Labrando el campo

00001 campo de arroz

Hata utsu ya ugokanu kumomo nakunarinu

Labrando el campo:
la nube que no se movía,
se fue.

Buson

El original tiene una forma melodiosa, los sonidos u, mo, na, nu y ku, crean un eco:

Hata 2

Expresa el paso del tiempo, la monotonía de la repetición de un instante tras otro. La nube permanece en la cima de la colina hora tras hora; el hombre labra el campo con la misma compostura y persistencia. De pronto, la nube se va, solo queda el cielo y el hombre bajo él, trabajando sin cesar.

Dice el Spengler del labrador:

…es el hombre eterno, independiente de toda la cultura que se acomoda en las ciudades. Le precede y le sobrevive, muda criatura que se perpetúa de generación en generación, circunscrito a los oficios y reclamos de la tierra, un alma mística, sagaz entendimiento atado a los asuntos prácticos. El origen y la fuente siempre viva de la sangre que hace la historia en las ciudades.*

*El alma de la ciudad.

Fuente:
R.H. Blyth: Haiku. Vol.II. Hokuseido. Tokyo, 1950
Versión libre: JB

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *