Está lloviendo en serio

Calle Desagüe Foto Fernando Medina

Estamos en tiempo de seca, pero durante estos últimos días, en La Habana ha llovido como nunca en esta época del año. Esta paradoja meteorológica que los científicos atribuyen a El Niño/Oscilación del Sur (ENOS), me recordó algunos poemas satíricos japoneses…

***

Hommono ni natta to amado nimai ake

“Está lloviendo en serio”.
Abre un poquito
dos de las celosías.

Al creer que era solo un chubasco, cerró todas las puertas corredizas. Cuando se convenció de que no pararía de llover tuvo que abrir dos de las celosías para que entrara un poco de aire y luz. El rasgo hunmorístico está quizás en la revelación de la debilidad del hombre y la omnipotencia de la naturaleza.

Hidoi furi naiteita ko mo damaru nari

Violenta lluvia.
Hasta el niño que gritaba
hace silencio.

Nikawa-ame setchin de kago wo yoatteru

Súbita lluvia.
Llaman al palanquín
desde el retrete.

Este es un verso alegrador porque nos gusta sentir, a veces, cuán animales somos en realidad. Después de todo, el retrete es más importante, más indispensable que la escuela o la iglesia.

Tsuyoi furi hirune mo omite kashikomari

Aguacerazo:
el que sesteaba, se yergue
sobrecogido.

El núcleo de este senryu está en el modo en que el hombre siente el poder de la naturaleza y se sienta respetuosamente ante él, para que su indiferente actitud no le acarree algún castigo divino.

Yôdachi ni sumashita kao no jizôson

Un chaparrón:
la mirada de Jizô,
indiferente.

Las personas se apresuran, van y vienen tratando de encontrar amparo, pero la estatua de Jisô permanece impasible.

 

Fuente:
R. H. Blyth: Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960
Versión libre: JB

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *