El invierno de Cuba

Esteban Chartrand Batey 1880

Fértil invierno, a la florida planta
el verde aviva del ropaje hojoso:
El labrador contempla venturoso
la cosecha que tanto se adelanta:

Sale de cauce el río y su garganta
inunda el prado; el astro esplendoroso
su ardor aplaca y el sinsonte añoso
al ser Eterno agradecido canta:

Despunta el alba y cefirillo leve
rueda las perlas del celeste riego
cuando las ramas de los purios mueve.

Todo en Cuba es placer, calma y sosiego:
Ni yela el bóreas con su cruda nieve
ni el sol fumiga ráfagas de fuego.

Francisco Pobeda
(1796 – 1881)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *