Monthly Archives: Agosto 2015

Mañana invernal

Mila tomando sol 2

冬の朝赤ちゃんと犬日の眠り

Fuyu no asa akachan to inu hi no nemuri

Mañana invernal
Un perro y un bebé
duermen al sol

Kaishi

Versión en español: Mankin

Share

Granizado en verano

kakigori かき氷 1

Saji namete warabe tanoshimo natsu-gôri

Lame el chico,
gozoso, la cuchara.
Granizado en verano.

Seishi

El muchacho, un pequeño de siete u ocho años está sentado, tomando una mezcla barata de hielo raspado y algun líquido rojo y dulzón.

La cuchara también es barata, pero él juega con la húmeda y fría masa, lame la cuchara, la encuentra demasiado fría aunque deliciosa y come más lentamente, de un modo mucho menos formal que los adultos.

Fuente:
R. H. Blyth: A History of Haiku. Vol. II. Hokuseido. Tokyo, 1964
Versión libre: JB

Share

Abochornado

Vaso de agua 2

Abochornado,
un vaso de agua pide
el cobrador del agua

Share

Tres mitos sobre Japón

Tres mitos sobre Japón de los que Occidente no logra desprenderse
Chris Harding
Universidad de Edimburgo
23 agosto 2015

150821142042_geis_624x351_g

A menudo es muy difícil desprenderse de los estereotipos nacionales y raciales, pero en el caso de Japón, la gente en Occidente parece particularmente determinada a aferrarse a una serie de mitos establecidos desde hace mucho tiempo, argumenta el doctor Chris Harding, escritor, locutor y profesor de historia de Japón e India de la Universidad de Edimburgo.

Cuando aterricé en Japón por primera vez hace 10 años, me apresuré a salir de la monótona sala de llegadas color crema del aeropuerto de Narita hacia el verdadero país.

Estaba seguro de que muy pronto me perdería en el intenso verde brillante de los arrozales y bosques, las aguas vaporosas de los arroyos.

Un sorbo de té verde me prepararía para una tarde de meditación en algún antiguo templo budista escondido entre cedros fragantes.

Y después, cuando cayera la noche, un tren bala me llevaría hacia el centro de Tokio donde me recibiría con los brazos abiertos su futurismo al estilo de Blade Runner y sus extravagantes espectáculos.

La impresionante modernidad de Tokio también es parte de la imagen de Japón.

La impresionante modernidad de Tokio también es parte de la imagen de Japón.

Ninguna de estas fantasías sobrevivieron el trayecto de tres horas en autobús por el tráfico congestionado hacia Tokio, a través de una carretera anónima con barreras de concreto que ocasionalmente permitían ver edificios altos y anónimos de concreto.

Tomé una leche azucarada comercializada como “café helado” con un conocido japonés que había ido a recibirme.

Comentamos que aunque su familia era “técnicamente budista” él no tenía idea de lo que eso significaba y sólo asociaba los templos con viajes escolares y gente muerta.

Cuando quedamos en silencio, pensé en pedirle a la oficina de turismo japonesa que me regresara mi dinero: ¡Me habían engañado con lo que era Japón!

Después me di cuenta de que ellos sólo habían cumplido con su trabajo: generar dólares de los turistas con el material que tenían disponible, en este caso un joven extremadamente ingenuo, más un siglo de distorsiones sobre Japón.

Estas son las tres mejores distorsiones, o las peores, dependiendo de tu punto de vista:

1. Japón es intrínsecamente extraño

“Encontrarse de pronto en un mundo donde todo tiene una escala mucho más pequeña y delicada que nosotros -un mundo de seres menudos y aparentemente más bondadosos, todos sonriéndote como deseándote lo mejor- un mundo donde todo el movimiento es lento y suave, y las voces son susurros… esto es sin duda la materialización -para las imaginaciones nutridas con el folclore inglés- del viejo sueño del Mundo de los Elfos”.

Así escribió el autor Lafcadio Hearn hace 125 años. A través del siglo que siguió, un número incontable de occidentales visitó y trabajó en Japón.

Los esterotipos de Japón en Occidente han sobrevivido durante años.

Los esterotipos de Japón en Occidente han sobrevivido durante años.

Pronto la cultura japonesa estuvo disponible para nosotros tanto en literatura como cine.

Y, sin embargo, a pesar de ello, en los 1980 el autor australiano-británico Clive James publicó un brillante diario de viajes sobre Japón donde todo lo veía con una perplejidad cómicamente fría.

Cuando compra un refrigerio en un tren bala, pensando que era un sándwich de jamón (que también dice que parece un par de pantis) resultó ser un calamar seco poderosamente oloroso: “seco y planchado”, especula.

Asqueado, James guarda el refrigerio en la bolsa del asiento y se dirige a su próxima desventura con el teléfono a bordo en el vagón.

Clive James no está solo. Poco después surgió Michael Palin, quien compartía con James una tendencia para observar y comentar sobre los japoneses desde la distancia, sin comprometerse realmente de forma directa.

Muchos occidentales creen que lo japonés es "extraño".

Muchos occidentales creen que lo japonés es “extraño”.

Quizás no debo quejarme. Después de todo se trata de entretenimiento ligero. Pero mientras la mayoría de los documentales de viaje tratan de ofrecer el retrato de un lugar, para ayudar al oyente o espectador a conocer el país, cuando se trata de los japoneses el mensaje subyacente es: ¡Es imposible hacer esto! ¡Son totalmente inescrutables!

¿Por qué? Una razón podría ser que en un mundo donde lo extraño y lo sorpresivo se han convertido en mercancías raras y preciosas, es necesario encontrarlas en aguna otra parte.

El periodista del diario Financial Times David Pilling cita a una amiga que le dijo que Japón era el lugar más extraño donde había estado que tenía una buena plomería.

Al mismo tiempo, Japón nos ofrece un espejo en el que podemos mirarnos. Decimos: “Japón es…”, pero en realidad nos estamos planteando una pregunta: “¿Somos nosotros…?”.

Los japoneses son delicados, amables, sumisos. ¿Somos nosotros groseros y de corazón duro? Japón está limitado por una mentalidad grupal que sobrepasa el individualismo. ¿Qué tan libres somos nosotros?.

2. Los japoneses son peligrosos

Las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial dio a las Fuerzas Armadas japonesas una poderosa reputación de crueldad. Pero una noción que se ha propagado por Occidente es que los japoneses son personas inherentemente impredecibles y peligrosas: que su famosa finura es una máscara que esconde algo amenazador.

La imagen del samurái también ha dejado una huella profunda.

La imagen del samurái también ha dejado una huella profunda.

Esto se remonta al menos hasta los 1850, cuando los viajeros y diplomáticos británicos miraron la tolerancia que tenían los japoneses ante su presencia en el país convertirse en ataques esporádicos contra los Occidentales y sus ayudantes japoneses.

Vincularon la violencia a la actitud particular de la clase samurái y esa asociación se quedó pegada.

Algunas de estas ideas antiguas sobre los samurái fueron, en parte, creaciones japonesas: fantasías inventadas para lectores occidentales dispuestos a pagar dinero por cuentos exóticos de violencia y sexo.

La Segunda Guerra Mundial dio a estas leyendas otro giro: los elementos de galantería y de altos niveles de ética de estas fantasías samurái se perdieron, y lo que quedó fue su lealtad irreflexiva, su negativa a rendirse, su indeferencia hacia la muerte, y hacia la vida de los demás.

3. Las mujeres japonesas son sumisas

Japón ha sido visto como la tierra que el feminismo olvidó. Tanto los comentaristas japoneses como occidentales tienden a ver a las geishas como el ideal de la femineidad japonesa: atractivas y sutiles, subordinadas al hombre, pero suficientemente listas para ser una buena compañía.

Se tiende a ver a las geishas como el ideal de la femineidad japonesa.

Se tiende a ver a las geishas como el ideal de la femineidad japonesa.

Después surgió la influyente antropóloga estadounidense de los 1940, Ruth Benedict, quien escuchó que las niñas japonesas sólo recibían educación suficiente para colocar los libros de sus esposos en la posición correcta en las repisas una vez que acabaron de sacudirles el polvo.

Durante los 1960, cuando los hombres occidentales no estaban seguros de cómo tomar el ascenso de los movimientos de liberación femenina, todo esto parecía profundamente atractivo.

Las japonesas incluso recibieron el máximo sello de aprobación en 1967, cuando Mie Hama se convirtió en la chica Bond “Kissy Suzuki” en You Only Live Twice (Sólo se Vive Dos Veces).

Con los infames arreglos domésticos que le describe su anfitrión en Japón –las mujeres son inferiores a los hombres, están felices con ello, y viven para servir– Bond da su bendición: “Creo que aquí es donde me retiraré…”.

Se cree que Japón es la tierra que el feminismo olvidó.

Se cree que Japón es la tierra que el feminismo olvidó.

Y si piensas que ninguna de estas cosas puede ocurrir en el siglo 21, entonces no has estado poniendo atención a la cultura pop japonesa, ni al éxito del monstruo del pop japonés AKB-48.

Son 48 jóvenes mujeres a quien se les prohibió tener novios y se deben contentar con sonreír y bailar en bikinis o uniformes militares falsos o cualquier cosa que quiera ver el público formado por –aunque algunos críticos se opongan– jóvenes y hombres de mediana edad socialmente inadaptados.

AKB-48 ha tenido enorme éxito en Japón.

AKB-48 ha tenido enorme éxito en Japón.

Después de todo, este mito particular sobre Japón simplemente vale mucho para muchas personas –tanto hombres occidentales que lamentan la muerte del patriarcado, como feministas occidentales que buscan salvar a sus hermanas en Asia, y hasta el Japón corporativo que anda tras el yen– para que esta idea sea modificada pronto.

Es el ejemplo perfecto de cómo los distintos intereses se juntan con el paso del tiempo para crear distorsiones que tienen una vida sorprendentemente larga.

Fuente: BBC

Share

Noche de agosto

Rana en el baño 1

Noche de agosto
En la ventana del baño,
la misma rana

Share

Recolección

Guayaba con bichos

Recolección:
estampida de bichos
en la guayaba

Share

El suave movimiento de las hojas

Jack Kerouac

Jack Kerouac

The gently moving
leaves
Of the August afternoon

El suave movimiento
de las hojas
en la tarde de agosto

Jack Kerouac
(Estados Unidos, 1922-1969 )

Share

Blanca sombrilla

entrando al mar 1

Blanca sombrilla,
al mar entra cantando
una mujer

Con su sombrilla,
cantando entra en el mar
esa mujer

Share

Nube baja

Tomás Sánchez: Relación

Tomás Sánchez: Relación

Reino de altiva bruma ha descendido
sobre las copas suaves su elegía,
su tristísimo espejo, su agonía
de ser y de no ser… Ha concedido
al campo nimbo azul, fulgor ceñido
que de su propia suerte desconfía,
y a la apagada voz de la alta ría
relámpagos de amor ya le ha encendido.
Huésped de luna y brisa veraniega,
pájaro triste, herido… Abandonado
patria celeste por pradera ardida…
Qué bella muerte su blancura niega,
qué fresca música en la tarde, cuando
por sombra da su levedad perdida.

Rafaela Chacón Nardi
(La Habana, 1926-2001)

Share

Helecho seco

Una araña brillando

Helecho seco
Una araña brillando
a medianoche

Medianoche
Brilla la telaraña
en los helechos

Share