Buson y los cerezos

Cerezos en flor_Autor desconocido1

Muchos poemas de Buson (1716-1784) trasmiten una sensación de la maravilla y el misterio de la naturaleza, pero la sensación generalmente depende tanto de los matices que es probable que se pierda en la traducción. Esto es cierto incluso en haikus que se puede traducir bastante literalmente, como:

Hana chirite ko no ma no tera to nari ni keri

caídas las flores,
el templo reaparece
entre las ramas*

En el original, to naru sugiere que el templo, que ahora puede ser visto a través de las ramas desnudas, es sólo un aspecto del cerezo en flor, un estado transitorio del mismo. En este poema en particular, hay quizás una cierta influencia budista, pero a mí me parece que el enfoque de Buson es más poético que religioso.

En realidad se sabe muy poco de la filosofía Buson y, fuera de lo que refleja su poesía y la pintura, al parecer nunca la explicitó. Lo que sí sabemos es que él debe haber disfrutado enormemente con los aspectos cambiantes del mundo transitorio, aunque más como observador que por identificarse de alguna manera con dichos cambios. Sin embargo, tiene sus propias teorías de cómo la naturaleza debe ser disfrutada. Dice en uno de sus más célebres haikus:

Hana ni kite hana ni inemuru itoma kana

Llego a las flores
y duermo bajo ellas.
Ociosidad.

Es una plegaria eficaz contra el exceso de formalidad en la apreciación de la naturaleza que era -y es- uno de los peligros de la estética japonesa. Aquí, por supuesto, está indicando que el disfrute del ocio no requiere “visualizar” cerezos en flor y escribir poemas sobre ellos.

 

Fuente:
Harold G. Henderson. An Introduction to Haiku. Anchor Books. USA, 1958
Versión libre: JB
*Traducción de este haiku: José María Bermejo

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *