Monthly Archives: abril 2015

La tos del viejo

cereza

La tos del viejo
que recoge cerezas
Anochecer

Anochecer
La tos del viejo
que recoge cerezas

Share

Japonismo de papel

papel calado japonés

Desde el pasado viernes, el público habanero tiene la posibilidad de apreciar las hermosas obras del artista japonés Shu  Kubo. Están realizadas con la técnica del papel calado (Kirié).  Se trata de piezas elaboradas con mucho refinamiento y sensibilidad. El ciclo de las estaciones, instantes de la vida cotidiana, son algunos de los temas que interesan a este creador al que tuve el honor de conocer hace unos días, cuando visitó la Universidad de las Artes-ISA.

Invito a las amigas y amigos del haiku en Cuba a disfrutar esta peculiar manifestación  del arte y la cultura japonesa. La muestra está abierta en la galería Carmen Montilla, en la Plaza de San Francisco de Asís, Habana Vieja. ¡Allí nos vemos!

Share

La luz del alba

La luz del alba

La luz del alba…
Un cuerpo que encontró
ya su silencio.

Lucrecia Linares
(Consolación del Norte, Pinar del Río)

Share

Buson y los cerezos

Cerezos en flor_Autor desconocido1

Muchos poemas de Buson (1716-1784) trasmiten una sensación de la maravilla y el misterio de la naturaleza, pero la sensación generalmente depende tanto de los matices que es probable que se pierda en la traducción. Esto es cierto incluso en haikus que se puede traducir bastante literalmente, como:

Hana chirite ko no ma no tera to nari ni keri

caídas las flores,
el templo reaparece
entre las ramas*

En el original, to naru sugiere que el templo, que ahora puede ser visto a través de las ramas desnudas, es sólo un aspecto del cerezo en flor, un estado transitorio del mismo. En este poema en particular, hay quizás una cierta influencia budista, pero a mí me parece que el enfoque de Buson es más poético que religioso.

En realidad se sabe muy poco de la filosofía Buson y, fuera de lo que refleja su poesía y la pintura, al parecer nunca la explicitó. Lo que sí sabemos es que él debe haber disfrutado enormemente con los aspectos cambiantes del mundo transitorio, aunque más como observador que por identificarse de alguna manera con dichos cambios. Sin embargo, tiene sus propias teorías de cómo la naturaleza debe ser disfrutada. Dice en uno de sus más célebres haikus:

Hana ni kite hana ni inemuru itoma kana

Llego a las flores
y duermo bajo ellas.
Ociosidad.

Es una plegaria eficaz contra el exceso de formalidad en la apreciación de la naturaleza que era -y es- uno de los peligros de la estética japonesa. Aquí, por supuesto, está indicando que el disfrute del ocio no requiere “visualizar” cerezos en flor y escribir poemas sobre ellos.

 

Fuente:
Harold G. Henderson. An Introduction to Haiku. Anchor Books. USA, 1958
Versión libre: JB
*Traducción de este haiku: José María Bermejo

Share

Nipona

Geisha

Es una flor exótica como una flor de loto,
de cuerpo diminuto y ambigua gracia rara;
oirán maravillosa de la sagrada Kioto
o una musmé adorable de un lindo Yosiwara.

Canta en la fantasía de una visión chinesca
el suave encanto mágico de su reír sonoro,
mientras su cabellera con gracia niponesca
sujeta con los largos alfileres de oro.

Lucen los crisantemos en los lindos jarrones;
en los biombos, bordados de extrañas creaciones,
al sol con lengua enorme amenaza un dragón.

Y en tanto que ella apura el té de su tacita
yo sueño, contemplando risueña su carita,
que es una muñequita de laca del Japón.

Regino Pedroso
(Cuba, 1896 – 1983 )

Share

Ipil ipil

Ipil ipil

Ipil ipil*
Algo que zumba y calla
en la hendidura

*Ipil ipil: Leucaena leucocephala. Especie arbórea perteneciente a la familia de las Leguminosas o Fabáceas. En Cuba también se le conoce como aromo blanco.

Share

El haikú del derrumbe

El proyecto tiene como finalidad generar una resignificación poética de la tragedia mediante la instalación de haikús que intervengan el espacio

El proyecto tiene como finalidad generar una resignificación poética de la tragedia mediante la instalación de haikús que intervengan el espacio.

El haikú del derrumbe analiza la resistencia de los pueblos ante las catástrofes

Fabiola Palapa Quijas
Periódico La Jornada
Viernes 17 de abril de 2015

Uno de los intereses centrales del programa Teatro para el Fin del Mundo ha sido la revisión de los conflictos relacionados con catástrofes, que se generan en diferentes zonas del mundo. Este año, el proyecto que encabeza Ángel Hernández se desarrolla en Japón, con el nombre El haikú del derrumbe.

“Este nuevo proyecto en Japón es una invitación a reflexionar sobre el tratamiento de la tragedia frente a los mecanismos de resistencia que pueden tener los pueblos para enfrentar circunstancias adversas, que permitan el establecimiento de estructuras emergentes para crear cooperativas de resistencia

“Nos propusimos recabar testimonios de los sobrevivientes del tsunami ocurrido en Japón, porque aún queda huella de esta tragedia. Nos preguntamos si dicho acontecimiento puede ser resignificado para dar un paso siguiente en la sobrevivencia de todo un pueblo”, dice en entrevista con La Jornada Ángel Hernández, quien viajó a Fukushima para realizar su trabajo.

El proyecto tiene como finalidad identificar las fuerzas contenidas en estos espacios para localizar los puntos de origen y destino e instalar haikus que intervengan el espacio, y así generar una resignificación poética de la tragedia.

Las líneas de investigación de El haikú del derrumbe son: recopilación de testimonios y crónicas de sobrevivientes y valoración de las condiciones que se conservan en los espacios afectados por el impacto de la radiación en las cercanías de la central nuclear de Fukushima, actualmente considerada zona estricta de exclusión.

Tsunami en Fukushima y terremoto en el DF

Para Hernández, el episodio en Fukushima marcó de manera significativa la vida de Japón, al igual que el tsunami: ambos generaron mecanismos de resistencia para los japoneses. Creemos que la responsabilidad del artista se encuentra sujeta a la creación de un discurso que permita hacer frente a estas circunstancias como mecanismos de resistencia y una posibilidad de articularnos como en una transición social. Ahí establecemos un circuito de creación que involucra a artistas de Japón y de México.

El haikú del derrumbe está vinculado también con México, con la llamada guerra contra el narcotráfico y con fenómenos naturales como el terremoto de 1985, explicó el coordinador de Teatro para el Fin del Mundo. Los mexicanos también hemos generado mecanismos de sobrevivencia. Decidimos cruzar estos acontecimientos que afectaron a México y Japón para tomar conciencia de lo que sucede actualmente; creemos necesario recopilar los testimonios como parte del pulso de la vida contemporánea de los dos países.

Como parte del programa, artistas mexicanos y japoneses investigan en Tokio el efecto migratorio que provocó el tsunami; este 14 de abril se realizó la exposición pública del proyecto en el Tokyo Metropolitan Assembly Building.

En septiembre, el proyecto Teatro para el Fin del Mundo planea realizar algo similar en el Zócalo de la ciudad de México, a propósito del terremoto de 1985, pues Hernández aseguró que cualquier acontecimiento se puede contar de otra manera.

La idea de Hernández consiste en revelar la resistencia de los pueblos frente a las catástrofes políticas, sociales, naturales, para que no se quede la voz de sus protagonistas en el silencio, como ha ocurrido con otras luchas, incluso ahora, con los desaparecidos.

Teatro para el Fin del Mundo busca ser una plataforma de lucha, de resistencia para lograr presencia como artistas y comunidad civil.

Share

No creo en mis ojos

Jorge Braulio: Kleeptomanía 1

No creo en mis ojos
sino en lo que ven

No creo en mi lengua
sino en el sabor

No creo en mis dedos
sino en lo que palpan

No creo en mi oído
sino en los susurros

En mi nariz no creo
sino en el aroma

Creo en el viento
que seguirá soplando
cuando me vaya

Share

El largo túnel

Túnel

Le tapa el rostro al hijo
para atravesar
el largo túnel.

Kaishi

Un atávico gesto el de esta madre: para evitarle al niño el pavor de la negrura que se le viene encima, lo sumerge en la cálida tiniebla que engendra su propia mano. El testigo de la escena, como la madre, sabe que no todas las oscuridades son iguales.

 

Fuente:
Apocryphal Blyth`s excerpts. Hokuseido. Tokyo, 1950. Hokuseido. Tokyo, 1950.
Versión libre: JB

Share

La nube tras las ramas

Una nube detrás del roble en flor 1

Resplandeciente,
la nube tras las ramas
del roble en flor

Share